miércoles, enero 24, 2007

BUSCAR… ¿Y NO ENCONTRAR?

Hace poco una persona me decía:
“Estuve 20 años buscando, cuestionándomelo todo, asistiendo a diferentes terapias y actividades, grupos de crecimiento… y me cansé de todo eso. Hoy quiero la vida simple y no me interesa más buscar para adentro”.
Y me quedé pensando…
¿Por qué ese cansancio? ¿Será desilusión? ¿Qué habrá esperado encontrar que no encontró? ¿Qué pasó allí?
Y comprendí que es muy necesario distinguir entre el activismo y el camino interior. Ir a todos los cursos, terapias y demases no me asegura SER TOCADO INTERIORMENTE, ni ningún cambio. El “vitrineo psicològico, tan de moda, no me asegura crecimiento. Si así fuera los sicólogos serían los seres más evolucionados de todos.
Y vuelvo a Jung una vez más. El dijo que todos los pacientes que llegaban a sus consultas, todos, sin excepción, tenían un problema espiritual. O, como dijo Vìctor Frankl, de sentido de la vida.
Quién soy, para dónde voy, para qué existo.
Las preguntas fundamentales de siempre esperando respuesta en nosotros.
Hace un tiempo vengo diciendo que a una vida religiosa y/o espiritual (porque no siempre son sinónimos) sin un cambio real y tangible, exterior e interior, yo de verdad la pongo en duda. Creo que el fruto de lo verdaderamente espiritual y/o religioso es nuestra transformación. “Hay que nacer de nuevo”, dice Jesùs, y apunta a un nuevo ser, a una transformaciòn real en nosotros.
Y esa transformaciòn no se logra con cursos, actividades, diferentes terapias, doctrinas, ritos… se logra buscando respuestas a esas preguntas fundamentales, y eso requiere INTROSPECCIÒN. Mirar adentro y no sólo afuera. Los cursos o terapias sirven para ayudarnos a mirar adentro, pero jamàs pueden reemplazar nuestra propia mirada interior y nuestra búsqueda. Jamás encontraré afuera lo que sólo puedo encontrar adentro… Jamás.
El camino interior o la espiritualidad requiere la valentía de atreverme a descubrir quién soy, con mis luces y mis sombras, con toda mi realidad sea la que sea, y va profundizando lenta y progresivamente en mi ser hasta el ser profundo.
Por eso es contrasentido que esa profundización, autodescubrimiento y transformación, que incluye la comprensiòn de nuestra vida y nuestro ser, la liberación de ataduras y sanación de heridas y la reconciliación con nosotros y los demás, pueda cansar. Es como decir que la salud, el progreso o la libertad cansan.
Joseph Campbell, seguidor de Jung, en sus libros habla del VIAJE DEL HEROE, que es el viaje arquetìpico que todo ser humano está llamado a hacer en su camino de individuación, o de crecimiento o madurez. Habla que este viaje tiene distintas etapas, y que siempre además de la “llamada”con que se inicia, hay un rompimiento o morir… y desde allì el renacer.
Jesús lo dijo hace 2 mil años. “Hay que morir para nacer”…
Tambièn hablan de eso los mitos griegos.
Y los cuentos de hadas.
Y toda la mitología en todas las culturas.
El tema no es que me canse de profundizar… el tema es preguntarnos si tras 20 años de búsquedas y actividades, realmente he transformado mi ser, he renacido… o me mantengo muy aferrado a mi personalidad y mis creencias, mientras vitrineo y vagabundeo por diferentes ofertas del mercado sicológico o espiritual.
A muchos hoy les pasa lo de esta persona. Hay una verdadera compulsión en buscar y hacer cosas… por eso la enorme oferta de cursos, terapias, sanaciones, técnicas y demases… que dicen meternos a mirar adentro… pero que de verdad nos marean, cansan, encantan… y luego volvemos a lo mismo. Y hay que buscar otro y otro para llenar el vacío del anterior. Y así nos creemos abiertos y buscadores, y somos los mejores clientes de este mercado. Y evitamos lo único que nos sirve de verdad: mirar adentro e ir profundizando en ese mirar.
El desafìo es adentro de nosotros… y desde allì trascendernos.
O desde la trascendencia llegar al Yo profundo, a nuestro interior, y mirar desde allì.
Y muchos tratamos de reemplazar ese “insight” por cursos, terapia, grupos, personas o la religión. Pero no se trata de creencias, ni de actividades o ritos, sean los que sean, se trata de sentido de la vida, de transformaciòn, de cambio, de compromiso con mi propio ser y con los demás, de ir llegando a ser ese Cristo que de verdad somos. O el Buda que hay dentro de nosotros para los que son budistas. O como cada cual segùn su fe quiera llamar a ese espìritu que vive en cada uno de nosotros y que es divino.
No es con cursos, es CON-Migo y CON Otro. Así dejaremos de ser narradores de anécdotas y experiencias, y compartiremos nuestro ser profundo, divino. Pasaremos de las relaciones sociales a las relaciones profundas, desde el ser real, y no desde lo que hemos conseguido o de lo que mostramos.
El crecimiento espiritual no se trata de cursos ni de creencias… es un VIAJE… donde yo, y sólo yo, soy la/el protagonista y donde yo, y sólo yo, DECIDO la calidad de mi vida y la profundidad de mi viaje.
No hay tal “papa” afuera… basta de encandilarnos con las mercaderías de este gran mercado esotérico. La “gran y ùnica papa”, creo yo, está en descubrir mi propio ser hecho a imagen y semejanza de Dios. Descubrir lo que sólo esta frase significa –YO A IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS- y lo que conlleva es tarea de toda la vida.
Si en el viaje sagrado hacia mi interioridad, logro morir a la mirada de misma de indigno, pecador y desgraciado –abonada por milenios de doctrinas duras contrarias la hombre- y logro redescubrir mi verdadera identidad… de hijo de Dios… yo aseguro que toda, toda, la vida entera, cambia… Cambia la mirada hacia mi mismo y la mirada hacia cada uno de los demàs… y la mirada a Jesucristo y al Padre. Deja de ser creencia para convertirse en VIVENCIA o experiencia.
Ese es el gran convite a las bobas… aquellas en que todos se disculparon porque estaban ocupados… en los negocios, hoy también en cursos… y a las que sólo entraron los pobres y enfermos que no tenían nada más que hacer… y por eso… en ese silencio… pudieron escuchar la “llamada”. Y asistir al banquete.
Vale la pena ir profundizando en mi humanidad… que es mi divinidad… que es esa Imagen y Semejanza que soy de Dios. Y eso es imposible que produzca cansancio…
Nos cansa lo externo… la diversidad en la superficie que aparenta ser profundidad… Pero el viaje hacia la Tierra Prometida… o el Yo profundo… hacia mi hogar interior… hacia el Padre… o hacia mi mismo, es una aventura apasionante…
Es increíble de verdad, nacer siendo ya viejo… Y es de verdad.
Y es para todos… sólo que hay que zambullirse, empaparse… Enteros, no sirve mojarse sólo los pies. ¡Paremos de ser engañados!
El fruto es la libertad y el Espìritu, la visión y el oído abiertos.
Gracias a todos los que me leen… y a los que no también.
Y gracias al Padre Felipe Berríos, valiente y certero, por atreverse a denunciar a los “talibanes” católicos, muchos de ellos laicos, radicales fanáticos que ahogan con sus verdades humanas que creen infalibles, y que nos las quieren imponer a todos los demás por ley. Gracias por atreverse a denunciar a esos que son pocos, pero poderosos.
¡Felices vacaciones a todos!

domingo, diciembre 17, 2006

Jodorowsky y la Presidenta

Hace unas semanas la vida, Dios, o como cada cual quiera llamarlo, me hizo un gran regalo: tuve el honor de asistir al taller de sicomagia de Alejandro Jodorowsky con otras 200 personas. De verdad vivimos 6 horas mágicas, de amor, sanación, sabiduría, respeto y delicadeza, crecimiento y mucho espíritu. En momentos no sabía si estaba en un retiro carismático, en un taller de crecimiento personal, de sanación, de espiritualidad... no sé era un poco de todo eso. Y además con humor y alegría. Era la síntesis entre cuerpo, intelecto, emociones y espíritu. Sentía mi cuerpo, comprendí cosas, lloré, sentí lo mío y lo del otro, y se me revelaron otras... Pasaron muchas cosas. Aún estoy digiriendo.
Grande Jodorowsky. Gracias a Dios por èl, y por todo lo que le ha revelado.
En su taller él se refirió a un tema que hace mucho, mucho tiempo me viene molestando e inquietando. Es como de justicia.
Dijo él que habìa quedado muy sorprendido en esos días que había estado en Chile (vive en París) al oír tantos comentarios despectivos e insolentes sobre nuestra Presidenta Bachelet, cuando en Europa era un verdadero mito y se la tenía en mucha estima (silencio total en la sala).
Más adelante y en otro contexto, señaló que Chile padece de una neurosis social avanzada, peor que la hindú y la africana. Dividimos a los chilenos en rígidas categorías sociales, en castas sociales, y eso te encajona en un ambiente en que cuesta mucho salir, porque eso se te mete al inconsciente... Y a esas rìgidas categorìas hay que sumarle el "pecado" del gènero femenino en lo que atañe al gobierno o algùn puesto de poder.
A raíz de tanto ataque interno a nuestra Presidenta y de tanto desborde en esos ataques -que involucra desde los obispos a los intelectuales, algunos ex Presidentes, la derecha y la prensa a su servicio, y, tristemente, a muchas mujeres que al parecer se asustan de su género- nuestra Presidenta saliò hace unos dìas diciendo acertadamente que "hay gente que identifica el liderazgo con autoritarismo" y "tomar decisiones... no quiere decir que tenga que alzar la voz o pegarle un puñete a la mesa".
El problema es que estamos aconstumbrados al autoritarismo. Y una mujer calza menos en ese rol (¡afortunadamente!). Y por eso nos sentimos incòmodos... es algo nuevo.

A través de esta nota quiero recalcar que es precisamente esa femineidad de la Presidenta y su personalidad de mujer, su manera diferente a la tradicional y masculina de ejercer el poder, lo que nos da un signo de esperanza hacia un mundo más humanizado, más integrado, más personal, cercano... donde más que la prepotencia y la medición de resultados y logros para validar a un ser humano, importan el respeto, la igualdad y la condiciòn de ser humano antes que la de su valor productivo... Es precisamente ese nuevo estilo que tanto exaspera a algunos y confunden con debilidad y hasta con incapacidad, el que nos da esperanzas y nos anuncia vientos de cambio... El paìs quiere màs humanidad... y eso alegra el alma. Y contrariamente a los apocalípticos que anuncian el advenimiento del desastre, las encuestas siguen dando un apoyo mayoritario a nuestra Presidenta.
Ojalà que no nos pase como nos ha pasado con todas nuestras grandes figuras en Chile: las tratamos tan mal que tienen que irse, y cuando triunfan afuera, empezamos a reconocerlas. Claudio Bravo nos lo ha vuelto a recordar en estos dìas. Es una pena que seamos tan destructivos con aquellos "diferentes" que tienen la valentìa de salirse del rebaño y de lo comùn, y se atreven a proponer un nuevo camino. Y A nuestra Presidenta le està siendo especialmente difìcil abrir este camino... Pero, guste o no, Chile ya no volverà a ser el mismo despuès de ella, y en muchos paìses del mundo sienten gran admiraciòn por esta mujer y Presidenta. Es muy recorfortante ver el respero y la cálida acogida que le brindan en el extranjero a la Presidenta... y eso es un logro de ella.
Me uno al desconcierto de Jodorowsky... Ojalà nos sirva para reflexionar, dejar la práctica de la descalificaciòn envidiosa y destructiva, y aprendamos a apreciar nuestros mejores valores sin complejos de inferioridad.

martes, octubre 10, 2006

ME PREGUNTO...

¿SERÁ VERDAD QUE ESTAR A FAVOR DE LA “PÍLDORA DEL DÍA DESPUÉS” ES ESTAR EN CONTRA DE LA FAMILIA, DE LA MORAL Y LOS VALORES?

¿POR QUÉ UNOS SE CREEN LOS DUEÑOS DE LOS VALORES Y EN EL NOMBRE DE SU RELIGIÓN Y EN EL DE JESÚS SE ATREVEN A MENOSPRECIAR Y TRATAR MAL Y DE INMORALES A QUIENES PIENSAN DIFERENTE A ELLOS?

¿NO ES MÁS INMORAL TAPARSE LOS OJOS ANTE LA REALIDAD DEL TEMPRANO INICIO DE RELACIONES SEXUALES ENTRE LOS ADOLESCENTES (13,6% de las menores de 14 años son madres) Y ANTE EL EMBARAZO ADOLESCENTE (nacen 40 mil niños de mujeres menores de 19 años al año)?

¿NO ES ESTE YA UN PROBLEMA SOCIAL Y DE SALUD PUBLICA (85% de esos niños de madres adolescentes nacen fuera del matrimonio)?


¿NO SERÍA BUENO QUE EN VEZ DE ESCANDALIZARNOS TANTO POR LAS POLÍTICAS ANTICONCEPTIVAS (que benefician principalmente a la mujer), Y DE TAPARNOS LOS OJOS FRENTE A UNA REALIDAD QUE QUEREMOS ENTERRAR PORQUE NOS ATERRA, LOS PADRES NOS HAGAMOS PREGUNTAS COMO: ¿POR QUÉ UNA ADOLESCENTE DE 14 AÑOS TIENE VIDA SEXUAL A TAN TEMPRANA EDAD? ¿NO SERÁN LOS PADRES LOS QUE TIENEN ALGUNOS PROBLEMAS QUE MIRAR Y ENFRENTAR RESPECTO A SUS HIJOS?


¿ES JUSTO QUE LO QUE NO LOGRA LA IGLESIA CON LOS JOVENES LO TENGA QUE HACER EL ESTADO? ¿NO TENDRÁ TAMBIÉN LA IGLESIA QUE “MIRARSE” Y REPLANTEAR LA EFECTIVIDAD DE SU MENSAJE EN VEZ DE MIRAR Y ACUSAR AL LADO?

Y LOS QUE PREDICAN EL DEBER SER A TODO EVENTO... SOBRE TODO PARA LOS DEMÁS... ¿NO SERÍA BUENO SE SACARAN LAS ANTEOJERAS Y SE ATREVIERAN A ENFRENTAR UNA REALIDAD DURA, PERO REAL, Y BUSCARAN SOLUCIONES EFECTIVAS? ¿SABEN LA CANTIDAD DE ABORTOS QUE HAY EN CHILE AL AÑO? ¿Y EL RIESGO PARA LA SALUD DE ESAS NIÑAS? ¿NO ES TAMBIÉN UN DERECHO LA VIDA DE ELLAS?


UN HIJO ES UNA MARAVILLA, ES CIERTO, PERO TAMBIÉN ES UN GRAN PESO PARA UNA CASI NIÑA QUE DEBE VER TRUNCADO MUCHOS PLANES Y PROYECTOS, INCLUSO HASTA SUS ESTUDIOS, POR ESE HIJO. TAMBIÉN ES UN DERECHO DE LOS HIJOS EL TENER UN HOGAR, UNA ESTABILIDAD Y UNA MADRE QUE LO CUIDE, LO AME Y LE DÉ LA SEGURIDAD QUE REQUIERE.

¿COMO, EN FIN, CONCILIAR LOS DERECHOS DE LAS ADOLESCENTES Y DE LOS NIÑOS? ¿CÓMO UNIR EL DERECHO A LA VIDA CON EL IGUAL DERECHO A LA DIGNIDAD?

CREO QUE EL TEMA ES MUCHO MAS PROFUNDO QUE UNA PILDORA...
Y EN VEZ DE ENFRENTARLO CON VALENTÍA, APUNTAMOS CON EL DEDO Y CONDENAMOS A LOS QUE SE ATREVEN A HACER ALGO... TODO, COMO SIEMPRE, POLARIZADO Y MEZCLADO CON VALORES, JUICIOS Y CONDENAS.

lunes, septiembre 04, 2006

MEL GIBSON Y SU BORRACHERA ANTIJUDIA

Me impactó mucho la noticia de la borrachera de Mel Gibson y toda su diatriba antijudía al momento de ser detenido por un policía.
Cuando hizo la película "La Pasión de Cristo", él juró y requete juró que no tenía nada contra los judíos y que se había ceñido al Evangelio al pie de la letra. Muchos opinaron también a través de la prensa que la película no tenía nada de antijudía y defendieron a brazo partido a Mel Gibson y su Pasión.
¿Qué piensan ahora que el propio Mel Gibson pide perdón por sus prejuicios antijudíos?
Lo que me preocupa es que si no reconocemos honestamente nuestros prejuicios, y sabemos que estos son muchas veces inconscientes, seguiremos jurando inocencia mientras seguimos haciendo daño. Hemos sido adoctrinados durante dos mil años en contra de los judíos...hasta por el mismo Evangelio. Bueno es reconocerlo y aceptar que no somos imparciales con nuestros hermanos judíos.Eso tampoco significa canonizarlos ni nada parecido..., pero al menos reconocer nuestros sentimientos hacia ellos, hacer un esfuerzo importante por sanarnos, por ser justos e imparciales en nuestros juicios, tomarlos como hermanos y darles la oportunidad de una vida normal, sin prejuicios ni desconfianzas.
A la vez, pedir también a los judíos que reconozcan también su desconfianza y prejuicios hacia los "gentiles", sus defensas, su hermetismo y tantas acciones que contribuyen a perpetuar también esos prejuicios comunes de judíos y no judíos. Ayudar a los que no somos judíos a conocer, apreciar y amar a nuestros hermanos judíos.
Es urgente reconciliarnos entre judíos y no judíos. Asumir nuestras responsabilidades mutuas y hacer un esfuerzo serio y honesto por conocernos y respetarnos. Sólo desde ese mutuo respeto y reconocimiento podemos sentarnos a conversar y aportar una verdadera y justa solución al conflicto del Medio Oriente que amenaza la paz mundial. Sólo desde esa posición podremos ayudar a nuestros hermanos judíos y árabes a vivir en una paz justa para ambos.

jueves, agosto 24, 2006

¿DIGNOS O INDIGNOS?

Cada lugar al que voy o evento católico en el que participo, me deja un sabor amargo, un gusto a poco, a latoso, estructurado. Muchos lugares comunes, poca profundidad, poca realidad.
Mucho deber ser y poco del verdadero ser.
Y tanta hambre que veo en todas partes. Tanta necesidad y ganas de profundizar en Dios...
Siempre el discurso de los “sabios”, o más bien profesionales de Dios, es de lo que Dios quiere y espera de nosotros los hombres pecadores, de cómo contentar y retruibuir a ese Dios sus bondades...
Ya nadie quiere oír las exigencias de ese Dios insatisfascible...
¿Qué pensarían hoy esos creyentes si Jesús volviera a decir lo que dijo?
En cambio, es rico cuando oigo “sabios” y maestros de otras culturas y religiones, más universales, amadores, abiertos, hablando al hondón del alma del hombre, a sus inquietudes, preocupaciones, problemas, dudas, sentimientos y razonamientos. A su espíritu.
Anhelo ese espíritu en mi Iglesia. Reconozco más las enseñanzas de Jesús en ellos que en los que dicen creer en Jesús.
Siempre me digo por qué jamás se habla de Jesús o del Dios cristiano desde el lugar del hombre hecho a imagen y semejanza de Dios, y por ende también anhelante de ese Dios del que está hecho, más allá de sus pecados e ignorancias. Desde la totalidad que está llamado a ser, más que de las diferencias y de su ignorancia.
¿Por qué tantos católicos hablan de la voluntad de Dios, siempre en oposición a la de los hombres, como si de verdad conocieran a Dios más que a sí mismos?
¿Lo conocerán realmente?
Sólo sé que aquel que conoce a Dios, es el que más ama, conoce y ensalza al hombre... porque sabe que la obra cúlmine del amor de Dios es el hombre.
“Si alguno dice: Yo amo a Dios y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?” (1Jn. 4, 20).
Me cuesta mucho encontrar en las prédicas ese amor gratuito hacia el hombre...
Por eso me indigna que cada día en todo el mundo, en cada Misa se sigan diciendo estas palabras sacadas de contexto antes de recibir al Señor: “Señor yo no soy digno que entres en mi casa...”.
Y con eso piensan además que rinden un servicio a Dios.
Nada que sirva a Dios puede alejar a Dios del hombre o al hombre de Dios. Esa creencia en nuestra indignidad es un insulto al mismo Dios.
Ojalá dijéramos en vez en cada Misa: “Tanto me amó Dios que envió a su Unico Hijo por mí...”. O “ya no sois siervos sino amigos míos”...
Tal vez nos convertiríamos un poco más en eso...

sábado, agosto 12, 2006

¿VIVO REALMENTE?

Leía un artículo de la Elizabeth Kübler-Ross, siquiatra que dedicó su vida a trabajar con moribundos, llamado “La muerte, fase final del crecimiento”, que me tocó especialmente. Contaba ella que muchos de sus pacientes en su lecho de muerte le decían: “Mire, doctora Ross, he tenido una buena vida, pero realmente nunca he vivido”.
Y mueren, dice, con resignación, tristeza y amargura.
“Por eso, dice, si uds. no quieren tener miedo de morir, no pueden tener miedo de vivir. Y si viven plenamente no les importará si tienen que morir a la edad de diez, cincuenta o ciento cinco años”.
VIVIR PLENAMENTE...
¿Qué es ese vivir plenamente? ¿Será posible o es un bello, pero irreal sueño?
¿Se podrá vivir plenamente en medio de tanto caos, horror, miseria y males?

Cuenta esta doctora, que visitó los campos de concentración para ver dónde habían pasado los niños sus últimas noches. “Ví no sólo los mensajes a los papás y a las mamás que arañaron en las paredes de los barracones de madera, sino que también encontré por todas partes en los campos de concentración pequeños símbolos de mariposas arañados en las paredes de los barracones de madera.
En aquellos días no sabía cuál era el significado de una mariposa”.
¿....?
A raíz de su trabajo con moribundos, la doctora cuenta que descubrió que los seres humanos se componen de cuatro partes: física, emocional, intelectual y espiritual. El contacto físico en los primeros años de vida es absolutamente esencial. Sólo después que esa parte física se ha cuidado, puede usted preocuparse del cuadrante emocional. “Si nos educan con la emoción natural, se nos permite llorar, se nos permite enfadarnos... entonces desarrollaremos nuestro cuadrante intelectual (a los 6 años aprox.). Y luego más tarde, en la adolescencia, comenzará a emerger el cuadrante espiritual e intuitivo”.
Pero dice también que muchos heridas bloquean esta apertura y que tantos traumas dificultan convertirnos en personas espirituales.

“Una vez que emerge este cuadrante, uno sabe a dónde ir, qué es lo que quiere ser, y se sigue el propio drama interno, la propia voz interior”.
“Muchas cosas maravillosas suceden cuando el cuadrante espiritual se abre...De repente entienden que lo que las diferentes religiones enseñan es realmente verdad... sabrán que si necesitan algo lo tienen que pedir... Ya no tendremos que aprender a juzgar y a criticarnos mutuamente, sino intentar ayudar a nuestro semejante, abrir nuestro cuadrante espiritual, nuestro propio conocimiento interno, de manera que sepamos lo que está ocurriendo, de qué es lo que formamos parte y cómo contribuir al beneficio de la humanidad- lo cual sólo después de la muerte es entendido por la mayoría de las personas, cuando ya es demasiado tarde”.
Se aprende de verdad el significado de la mariposa... Y de la vida.
“Utilizamos el símbolo de la mariposa cuando trabajamos con niños que van a morir y nos preguntan qué sucede cuando mueren. No les decimos que van a dormir. No les decimos que uno se va al cielo. Utilizamos el lenguaje universal y les decimos que uno no es realmente lo que parece. Que el cuerpo se daña sin remedio, lo que sucede simplemente es que libera a la mariposa que es mucho más hermosa que un capullo”.
El desafío es aprenderlo en la vida... y no al momento de morir.
El desafío es a sentirnos esas mariposas hermosas pertenecientes, amadas incondicionalmente, seres divinos, de luz... y desde esa sapiencia y experiencia vivir nuestras vidas y hacer las elecciones que contribuyan a ser todo eso que somos, a desarrollar todo nuestro potencial humano que también es divino.
“En esta presencia (de Dios o como le llamemos depende de la cultura), estamos totalmente envueltos en amor, compasión y comprensión. La negatividad no es posible allí. Y ahí empiezan a apreciar que cada ser humano ha nacido perfecto con todo el conocimiento que necesita tener y que la suma de la vida personal e individual no es otra cosa que la suma de cada elección que se hizo en cada momento de la vida”.
Una vez más, es nuestra decisión vivir plenos... o infelices.

lunes, julio 10, 2006

UNA GRAN INVITACION

¡Hola a todos!
Hace tiempo que querìa escribir una nota y hoy ya llegò el momento.
Sòlo quiero decir que he estado en mi Diplomado de Jung y otras muchas cosas por el estilo... de una intensidad y una riqueza increìbles... Estoy agradecida porque la vida se me ha prodigado entera.
Sòlo puede decir y confirmar una vez màs una sola cosa: Tomar la decisiòn de ser feliz y conducir nuestra vida es lo mejor que uno puede hacer en la vida. Por uno y por los demàs.
Yo sòlo puedo decir que buscar y encontrar deberìan ser sinònimos. Porque al que busca la vida, èsta se le va regalando y va encontrando. Y tambièn a seres humanos lindos y grandes en el camino.
Siempre intuì que espiritualidad y sicologìa debìan caminar de la mano. Hoy estoy segura que ambos se complemeNtan y dirigen al mismo fin: el desarrollo de todo el potencial de cada hombre. El hombre santo, maduro, ìntegro o espiritual es lo mismo. Y por eso la Biblia està llena de vivencias sicològicas y cada hombre que camina y conozco es a la vez un rostro de ese Ser que algunos llamamos Dios, o Fuente, o Energìa, o Alà, o Totalidad o como cada cual quiera nombrar.
Oraciòn y trabajo personal se unen en el desarrollo del ser. Ambos apuntan a lograr esa integridad o madurez.Y ella se consigue en el CONOCERSE.En la conciencia de nuestro ser.
Siempre he pensado que una espiritualidad o religiosidad que no transforme radicalmente nuestras vidas, es un engaño o una ilusiòn. La vida religiosa no consiste en creer una cantidad de cosas, por loables que ellas sean, consiste principalmente en irnos convirtiendo en aquello que creemos somos. Consiste en ser màs que en creer. Consiste en hacerse uno con Ese que nos creò, consiste en descubrir y desarrollar nuestro potencial. Es para creecer y evolucionar y ser la mejor imagen que soñamos de nosotros mismos: imàgenes y semejanzas de Dios.
Amamos segùn conocemos. Entonces "ama al pròjimo como a tì mismo", es un conòcete, àmate y asì amaràs a los demàs.
No puedo amar si no me amo.
No puedo amarme si no me conozco.
Y en ese conocerme es clave buscar con todas mis energìas conocer a Aquel que me creò, conoce y regalò su imagen y semejanza. Siempre hemos hecho a Dios a nuestra semejanza, hoy creo que el hombre empieza a dar los primeros pasos de conocer a Dios y conocerse de verdad en Dios. Sea como sea o se llame ese Dios.
Dios y nosotros somos mejor que lo que jamàs imaginamos de nosotros y de Dios.
Y eso me da esperanza.
Ver y convivir con tantas personas, tan diferentes, y a la vez todas grandes y lindas personas, me llevan a confirmar, una vez màs, la diversidad y grandeza de este Dios que no teme vestirse incluso de lo màs dèbil y seguir siendo Dios.
Agradezco a la vida y a Dios el darme la oportunidad de sentir, pensar y experimentar a todos los niveles del ser, la grandeza de Dios presente en la riqueza, casi siempre escondida, de cada uno de mis hermanos. Y en la mìa propia.

Es algo grande, muy grande, atreverse a ser el mejor sueño de uno, ese con que uno alguna vez soñò, a pesar de las ya reconocidas y aceptadas debilidades y flaquezas. Ellas, lo hacen aùn màs grande porque lo acercan al milagro.
¡Y es un convite para todos!