martes, junio 06, 2006

Los jóvenes... y la educación.

Me preguntan qué opino del paro de los estudiantes...

Me alegra, me alegra mucho, muchísimo

- Ver y percibir energías nuevas, frescas, claras exigiendo a las autoridades que de verdad se comprometan con el tema de la educación en Chile.
-Oír a los jóvenes hablar con un lenguaje digno y un castellano que creíamos perdido; verlos expresar sus ideas clara, lógica e inteligentemente.
- Demostrar a tantos detractores, que la juventud tiene valores, ideales, proyectos y están dispuestos a pelear y sacrificarse por ellos.
-El ejemplo de solidaridad, democracia y humanismo, más allá de las posturas y creencias de cada cual, que están dando al país y al mundo.
- Que nos hayan DESPERTADO y OBLIGADO a todo Chile a buscar y encontrar soluciones al "manoseado" y poco solucionado tema de la educación. Que no se hayan contentado con palabras lindas, sino que exijan acciones concretas.
-comprobar que el tema principal es la motivación (¡lo están demostrando!), y que cualquier reforma pasa por preguntarnos por qué no logramos motivarlos e interesarlos... Un techo para Chile, las misiones, y tantas otras obras demuestran que incentivados y con un sentido estos jóvenes se la juegan de verdad.
-Que la autoridad respete y escuche a los jóvenes... pero,también espero que el Gobierno sepa inspirar la confianza que es necesaria para hacer uso de la autoridad que le corresponde.

Y también debo decir que me apena mucho, muchísimo

-Comprobar que el Gobierno y nuestra Presidenta no se tomaron en serio el tema de la educación hasta que se vieron entre la espada y la pared. Y aún así no sé bien si es por salir del problema o por querer de verdad una solución.
-No ver un sentido, un camino de parte de las autoridades... sino sólo apagar cuanto antes el incendio.
- Tantas promesas, buenas intenciones... palabras y palabras. No ver a nadie de peso en el Gobierno pensando y jugándosela por soluciones reales.
-Que pesen más las obras a mostrar en 4 años... que soluciones profundas aunque menos aparatosas.
- La sensación de desesperanza que siento en tantos... que creímos en la búsqueda de verdaderas soluciones más que de personalismos y jugadas politiqueras.
- El mal signo que ya vi con el rechazo de la Presidenta a recibir al Dalai Lama... y que siguió luego con la indiferencia y la ceguera ante el paro de los estudiantes. Da la sensación que más que principios o valores y un camino a seguir... aquí rigen las soluciones rápidas,temerosas, improvisadas, reactivas, politiqueras.
-Que aún no exista la sensación y la confianza en el país de que el Gobierno quiere realmente enfrentar y mojarse los pies ante el problema de la educación. Aunque no signifique una obra gigante que exhibir... dejar al país encaminado en una solución educativa sería más importante aún que la construcción de la aplaudida Costanera Norte. Pero sin duda es menos impactante... al menos a corto plazo.
-El desgaste profundo que siento en nuestra generación... ¿No es una gran pena creer que estamos derrotados en la educación y no atreverse ni siquiera a plantearlo como prioridad del Gobierno?
-Que nadie se atreva a enfrentar a los profesores... exigirles calidad, resultados, y obligarlos a ser examinados... Tienen en sus manos nada menos que la educación, formación y cuidado de nuestros hijos.

Propongo:
-Formar una Comisión multiprofesional, de diferentes creencias y tendencias, que reúna la mejor gente que esté dispuesta a reflexionar, compartir, debatir y comprometerse a dar soluciones concretas en un plazo predeterminado. Personas con experiencia, pero que no tengan interese ni preferencias con nadie, y que de verdad estén dispuestos a soluciones de fondo, incluso aunque queden heridos en el camino. Me encantaría que dicha comisión pudiera ser presidida por la Presidenta. Ojalá su gobierno pasara a la historia como el responsable de la más profunda y radical reforma a la educación.Ese sí que sería un gran paso hacia la igualdad de oportunidades y hacia la modernización de nuestro país.

8 Comments:

Blogger Gabriel said...

Resolver el problema de la educación en Chile significa hacerse cargo de que por años los que estudiaban pedagogía eran los que no lograban entrar en la carrera que querían, eran los con 400 puntos en la prueba PSU, eran los porros.
Además los sueldos de los profesores son reflejo de la calidad que ahí tenemos.
Hacerse cargo de la educación significa barrer con todo eso y hacer un recambio de gente, me temo que masivo, y pagar sueldos dignos que atraigan la calidad que necesitamos, ya desesperadamente.
Que sacamos con tener pésimos profesores, con estudiantes con pasaje gratis, PSU gratis, salas bien equipadas ?
Estamos en aprietos sin duda, y resolver el problema requiere un coraje, un liderazgo y una habilidad política que no se si está disponible.

Muy bueno, por no decir buenísimo, tu artículo Pilar.

6:04 a. m.  
Blogger isabel pla said...

Pilar, concuerdo con toda tu reflexión en torno al movimiento secundario. Me apena, eso sí, que los de siempre lo hayan infiltrado, envenenando lo que estaba cosechando enormes dividendos para los propios jóvenes. En cuanto al cuoteo de mujeres, sí se me ocurre una idea mejor: premiar a los partidos que eligen más mujeres, no sólo obligarlos a llevar más candidatas. Por experiencia te aseguro que a las mujeres les darán los distritos más difíciles, aquellos en donde esa fuerza política tiene remotas posibiliddades de elegir un representante. En cambio si premias o promueves la "elección" y no solo la "nominación", los partidos se asegurarían de llevar a sus mejores mujeres. Saludos y gracias por tus visitas, siempre llenas de inteligencia y muy estimulantes.

8:09 p. m.  
Blogger Javier Madrid said...

Notable tu artículo. Y también concuerdo con el post de Gabriel. Pienso que el movimiento de los estudiantes fue un gran empujoncito para el gobierno , quizás un empujón que necesitaba , algo que hasta le gustó, ya que le dio las armas para entrar a batallar en ese terreno. Saludos , te sigo leyendo.

9:57 p. m.  
Blogger Hernán Fco. said...

Encontré muy pero muy acertado un comentario por ahi del diario "que miente", algo asi como
¿Quien dijo que los jovenes no astán ni ahi con la politica? parece que los pinguinos no está ni ahi con LOS POLITICOS

5:43 p. m.  
Blogger Pilar said...

Gabriel... y para colmo escuchaba el otro dìa que hay universidades que dan cursos cortos y ràpidos de pedagogìa de un año... a cambio de un tìtulo de profesor. eso es peor aùn que los 400 puntos...
¿Sabremos de verdad en què manos està la educaciòn de nuestros hijos?
Yo no sè medir el coraje, el liderazgo y la habilidad polìtica, lo que sì sè es que gracias a la presiòn de nuestros jòvenes el Gobierno y el paìs reaccionaron... despertaron. Los jòvenes se anotaron un poroto, y espero la Presidente se anote otro, ojalà un porotazo, y se atreva a ponerse la falda (¡no los pantalones!) y encontrar una soluciòn a este problema al que nadie ha podido hacer frente. Carños

10:47 a. m.  
Blogger Pilar said...

Isabel... creo que el problema no es llevar a las mejores... sino a las mujeres. ¿Por què los hombres van a ceder sus ancestrales cupos y màs aùn en buenos lugares? En ese sentido creo que el cuoteo es una forma de acercarnos a la igualdad de oportunidades. El problema, insisto, no es de mèritos, sino de justicia. Se estàn acabando las preferencias por el gènero... y eso duele al 50% que debe ceder y aceptar... Cariños.

Madrid... ojalà el Gobierno aproveche el empujòn y se haga responsable, de verdad y con valentìa, del grito de la casi totalidad del paìs para reformar profundamente nuestra educaciòn. Al menos los estudiantes no se conformaràn con sòlo buenas intenciones, ni con medidas... ojalà el gobierno entienmda y se cargo...

Hernàn Francisco... no sòlo estàn lejos de no estar ni ahì... sino que demostraron estar muchos màs ahì que sus crìticos y que el Gobierno. ¡Salud por ellos! y por hacernos despertar de un largo... letargo.....

1:51 p. m.  
Blogger Juan Eduar2 said...

Hola Pilar, saludos, llegué navegando por este extenso mar de opiniones y desahogos.

Quiero aportar mi punto de vista como hijo de profesora. Mi madre lleva casi 30 años trabajando en un liceo comercial, con alumnos de familias sencillas y modestas. Ella se ha ganado el cariño de todos porque hace rato que las matemáticas dejaron de ser su única ocupación dentro de la sala. Sus roles incluyen: la madre que presta el hombro para llorar; el padre que se preocupa del rendimiento escolar; la ginecóloga que orienta a la adolescente que carga una nueva vida; la planificadora que organiza cada paseo, fiesta, baile, etc; la compañera que no se burla; la asesora de imagen para las presentaciones y graduaciones; la abogada defensora de las 'travesuras' de los alumnos ante el consejo de profesores, el director, o los mismos padres; y un largo etcétera...

Qué bueno que en mi familia creemos en Dios y en una vida más allá de la muerte, porque de otro modo, ¿en qué instancia se le reconocerá todo lo que hace por sus niños? En los colegios marginales, sí que hay vocación pura. ¿Por qué no se incentiva a los maestros jóvenes a trabajar, por 5 años de su carrera, en uno de estos colegios? Y ojo, necesita no sólo un buen pago, sino que apoyo: según me ha tocado ver en mis cortos 26 años, cuesta comprometerse cuando uno intuye que se quedará sólo en el buque. Se necesita una red de colocación, apoyo y evaluación para ellos, de manera que el efecto de su trabajo sea concreto y multiplicador.

Saludos y buen blog,
Juan Eduar2

11:46 p. m.  
Blogger Febunba said...

Excelente lo que ha pasado en nuestro país. Un orgullo total, si no fuere por los típicos de siempre...
Pilar, mi querida risueña.
Qué rico volver a saber de tus opiniones, de tus puntos de vista, de tus cosas.
Yo me estoy enterando poco a poco de todos ustedes, de nosotros...

5:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home